Cómo hacer tu mesa de Navidad original y única y no morir en el intento

La Navidad es la época para la familia y amigos. Reencuentros, discusiones para decidir a quién se parece el más pequeño de la familia, oír a tu madre repetir cuánto ha cambiado tu primo o sobrino, bromas, risas y charlas para ponerse al día.

Y la mesa de tu comedor tiene que hacer justicia a esos reencuentros. Por eso, vamos a darte unas cuantas ideas para decorar la mesa en las cenas y comidas navideñas.

Pero como, más que la Navidad, estamos celebrando los reencuentros familiares, queremos huir de los típicos adornos navideños.

Queremos que tu mesa refleje esa calidez que te recorre el cuerpo, esa felicidad con un toque de nostalgia que hace que recuerdes esas noches mágicas con un nudo en el estómago.

 

Practicidad ante todo

Sabemos que las cenas y comidas navideñas esconden una espiral previa de caos. Entre compras y preparativos acabamos acumulando más estrés que en cualquier jornada laboral. Por eso buscamos practicidad.

Una buena forma de combinar decoración y funcionalidad son las bandejas.

 

 

 

 

 

 

 

 

Podrás usarlas para llevar varios platos de la cocina al comedor en un mismo viaje. Y, si las escoges con un diseño bonito, te servirán también como decoración.

Todo al centro

 

Un truco para decorar la mesa de Navidad es no recargar.

La razón es muy simple: habrá mucha gente y movimiento de platos, por lo que si llenamos la mesa con objetos de decoración, además de estorbar, es muy probable que se rompan.

Una buena opción es apostar por un centro de mesa sencillo con algún objeto decorativo. Incluso puedes aprovecharlo para colocar parte de la comida, como los postres, y ahorrar espacio en la mesa.

 

Que la luz ilumine tu velada

Si hay algo que no puede faltar en tu cena de Navidad es una iluminación acogedora.

Una opción muy recurrente, tanto por la comodidad como por la calidez que emanan, son las velas. Puedes colocarlas donde más te convenga y moverlas en cualquier momento.

Pero, si tienes miedo de que los niños pequeños jueguen con ellas, puedes sustituirlas por guirnaldas. Colócalas alrededor de alguna de las bandejas o del centro de mesa y darás ese toque de magia a la velada.

 

El comodín de las cestas

Otra forma de decorar buscando la practicidad es localizar la decoración en puntos concretos de la mesa. Y las cestas son una muy buena opción para hacerlo.

Puedes elegir tanto el tamaño como la cantidad y colocar dentro de ella los objetos que quieras usar. También son una buena opción para iluminar la mesa con velas sin miedo a que los más pequeños puedan cogerlas o tirarlas.

El truco en cualquier caso es buscar el equilibrio entre decoración y practicidad.

Es importante que la mesa respire calidez. Pero es igual de importante que estéis cómodos para poder disfrutar de la velada y dejar que os rodee ese aura de magia tan característica de la Navidad.

Anota todas estas ideas y ponte manos a la obra para dejar a tus invitados, literalmente, con la boca abierta.

Compartir este artículo

Enviar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *