Los secretos que hacen que una toalla sea buena

Air Home toallas baño

Tan esponjosa como las nubes o el algodón de azúcar, una toalla tienen un súper poder: el de elevarte hasta el mismo cielo. ¿Las nuestras? Son tan achuchables que temerás el momento de desprenderte de ellas para enfundarte los vaqueros.

No, no estamos exagerando. Su solo contacto te llevará a ese acto involuntario de cerrar los ojos como cuando se disfruta un beso o una buena comida. Prometido.

 Aunque no nos demos cuenta, las toallas son uno de los objetos más importantes de nuestro día a día. Dormimos con las sábanas, sí. Pero ¿quién nos da los buenos días después de lavarnos la cara? ¿Y las buenas noches después de una ducha relajante? Nos acompañan incluso al gimnasio, a la playa o a la piscina. Son las encargadas de secar nuestra piel después de cada baño. Por eso es tan importante que sean suaves, absorbentes y con tejidos resistentes.

¿Te has parado a pensar qué es lo que hace que una toalla sea la mejor de todas?

Muy sencillo: que tenga una buena capacidad de absorción y que sea agradable al tacto. Es decir, que seque bien y que sea suave. Fácil, ¿no?

Ahora que ya sabemos qué características tenemos que buscar en una toalla, vayamos a los tecnicismos. Igual que nos pasaba con las sábanas, cuando vamos a una tienda dispuestos a elegir una toalla de calidad, nos perdemos en las etiquetas.

Pero tranquila, te vamos a ayudar a descifrar ese texto que no sabes muy bien si está escrito en chino o en dothraki.

Cómo descifrar la etiqueta de una toalla

A la hora de elegir una toalla tenemos que fijarnos en la composición y el gramaje.

El material

La composición hace referencia al material o fibra con la que está confeccionado la toalla.

El textil para baño se fabrica generalmente en algodón 100%. Tiene una gran capacidad de absorción, es muy agradable al tacto y más resistente que el poliéster o la poliamida, materiales con los que a veces se mezcla por ser más económico.

El gramaje

Se refiere al peso, o a la cantidad de hilo en gramos por metro cuadrado de tela de la toalla. Cuanto mayor sea esta cifra, más capacidad de absorción tendrá. Sin embargo, también pesará más.

Una toalla se considera buena a partir de los 500 gramos por metro cuadrado. Esta es una de las mejores proporciones absorción-peso. No obstante, para algunos albornoces se recomienda un gramaje de 400 gr./m2 para que no resulten tan pesados.

El lavado

Los dichosos símbolos de lavado de las etiquetas se han convertido en el archienemigo de las nuevas generaciones que, poco acostumbrados a poner lavadoras, intentan descifrarlos como si fuesen caracteres chinos.Tranquilos recién independizados, no es nada que un buen resumen de simbología no pueda solucionar. Este es nuestro manual básico de supervivencia.

Air Home Toalla¿Lavadora o a mano? Encontraréis la respuesta en el barreño con agua. Si tiene una mano dentro es señal de que debéis lavar la prenda a mano, probablemente porque es delicada. Una cruz indica que la prenda no puede ser lavada.

¿A qué temperatura se puede lavar? Dentro del barreño de agua encontraréis el número de grados a los que se recomienda lavar la prenda. En los casos más raros aparecerá indicado con una cantidad determinada de puntos negros (de 30º a 95º).

¿Se puede planchar? El símbolo de la plancha (sin la cruz) indica que tenéis vía libre para hacerlo, pero atentos al número de puntos negros: indican la temperatura máxima a la que puede usarse (110º, 150º o 200º).

La secadora: ¿amiga o enemiga? Si véis la cruz, absteneos. Será mejor que sequéis la prenda a la vieja usanza. Los puntos negros dentro del tambor de la secadora, en este caso, indican la temperatura a que puede secarse: baja, media o alta. Si el tambor está negro en su totalidad, otro consejo: absteneos también del calor.

¿Qué hay de la lejía? Este es fácil. El triángulo es el símbolo elegido para el empleo de la lejía y si lleva una cruz encima no se os ocurra sacar el bote.

Ahora que ya sabes todo lo que tiene que tener una buena toalla, solo te queda elegir el diseño que mejor quedará en tu cuarto de baño.

Pero antes, un secreto: nuestras toallas son expertas en dar abrazos.

 

Compartir este artículo

Enviar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *