Todo lo que necesitas saber sobre rellenos nórdicos y nadie te ha contado todavía

rellenos-nordicos-air-home

La llegada de noviembre trae consigo un hecho que llevamos negando, y que el tiempo ha propiciado, desde que abandonamos septiembre: el fin del verano. Pero todo lo malo trae cosas buenas y, por fin, toca sacar los rellenos nórdicos.

Vamos a ayudarte a elegir un relleno nórdico de calidad, que te arrope y te haga volar hasta las nubes.

Qué buscas en un relleno nórdico

Meterte a la cama y cubrirte con el nórdico dejándote envolver por el calor mientras el sueño se apodera de ti, es una de las mejores sensaciones que existen. Pero para poder sentirla, necesitas algo básico: un buen relleno nórdico.

Pero, ¿cómo saber cuál es bueno y cuál no?

Para que un relleno nórdico se considere de calidad, tiene que guardar el calor corporal, ser ligero y permitir a la vez una buena transpiración.

Como nosotras somos amantes y defensoras de los animales, queremos evitar los rellenos de pluma natural, así que vamos a centrarnos en los sintéticos.

Qué tipos de rellenos puedes encontrar

Existen una gran variedad de fibras sintéticas, con calidades muy diferentes, pero una de las cosas más importantes a tener en cuenta es su capacidad aislante.

Dentro de los rellenos sintéticos, existen 3 variedades:

  • De fibra hueca simple: guardan bien el calor pero no permiten transpirar
  • De fibra hueca siliconada y conjugada: guardan el calor, permiten una muy buena transpiración, tienen un tacto muy agradable y son muy resistentes.
  • De fibra hueca siliconada: guardan muy bien el calor, tienen una muy buena transpiración y son muy agradables al tacto.

Los rellenos de media y alta calidad están elaborados con este último tipo de fibra. Ésta reúne lo mejor de las otras dos variedades: buena calidad y precio asequible.

¿Y qué hay de los gramos por metro cuadrado?

Otro dato que verás cuando leas la descripción de un relleno son los gramos por metro cuadrado. Dentro de los rellenos sintéticos, lo ideal es que tengan 350 g/m2. Conservarán bien el calor sin resultar demasiado pesados.

Con estos datos, ya puedes elegir tranquilamente tu relleno, tanto si lo usas diréctamente sobre la sábana bajera como si eres de las que lo coloca sobre el juego de sábanas a modo de colcha.

Reinventando las colchas

Pero que saques el relleno nórdico no implica que tengas que guardar la colcha, todo lo contrario. En invierno, son el complemento perfecto para ayudarte a combatir el frío.

Puedes usarlas como funda para el sofá o colocarlas a los pies de la cama a modo de decoración y usarlas como manta extra las noches en las que el frío no te deje dormir.

 

 

 

 

 

 

 

 

Aquí te dejamos algunas ideas para hacer algo más dulce la llegada del invierno. Porque nos encanta la ropa de cama, soñar con cuál elegiríamos para nuestro dormitorio y, por qué no, hacerlo realidad.

 

colcha_algodon_relieve_cachemir_blanca_airhome

Funda Nórdica Flor de Lis Beige/Blanco

Compartir este artículo

Enviar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *