Nos ponemos manos a la obra: ha llegado el momento de organizar (y decorar) con cestas

cesto_ropa_bambu_dorado_mint_con_tapa_detalle_airhome
No existe buena decoración si no hay una buena organización. La armonía es la clave para que tu casa se convierta en tu hogar. Y esto es un hecho. Por eso, hoy te vamos a desvelar los secretos de uno de nuestros objetos de decoración favoritos, que reúne ambas cosas: las cestas.

Pero antes, queremos que te plantees si has vivido alguna de estas situaciones (o alguna otra muy similar).

Situación 1: Toca día de limpieza. Estás quitando el polvo de la habitación y, de repente, parece que las cosas que tienes en la estantería se hayan multiplicado por cien. Entre recolocar postales, libros, recuerdos de viajes y regalos que has ido acumulando, se te pasa la mañana limpiando.

Situación 2: Te levantas por la mañana cual zombie recién salido de The Walking Dead y, nada más poner un pie en el suelo, te tropiezas con uno de los juguetes favoritos de tu perro. Tiene tantos que ya no sabes dónde meterlos. Y aún así eres consciente de que seguirás aumentando su colección.

Situación 3: Has quedado para tomar un café con esa amiga que hace tanto tiempo que no ves y llegas media hora tarde porque has tardado 15 minutos, de reloj, en encontrar tu jersey de lana entre el remolino de tu armario.

organizar con cestas

¿Con cuál de estas situaciones te has sentido más identificada?

Ahora imagínate cualquier momento similar de tu día a día. ¿Crees que podría mejorar si tuvieras cerca una cesta en la que guardar, organizar y con la que decorar al mismo tiempo?

Si eres de las que acumula cosas sin saber cómo, te alegrará saber que tenemos la solución a tus problemas. ¿Te animas a convertirte en una apasionada de las cestas?

 

¿Qué usos puedes darle a las cestas?

SALÓN. O todas esas cosas que nunca sabes dónde meter.

El salón es la estancia común principal de la casa. Es la zona oficial de convivencia, de todos y de ninguno, y donde generalmente se acumulan esas cosas que no tenéis muy claro dónde guardar.

Una cesta te puede ser muy útil como revistero. Además de dar un toque rústico a tu salón, evitará que las revistas se vayan acumulando encima de la mesa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Se te ha ocurrido lo chula que quedaría una cesta como macetero?

Colocando tres tiestos en una cesta alargada que contenga algún mensaje, dejarás a tus invitados con la boca abierta. Eso sí, ten cuidado al regar las plantas.

También puedes usarlas como decoración encubierta. Coloca una al lado de la ventana o junto al sofá “para decorar”. Ninguna visita se dará cuenta de que dentro están el cargador del ordenador, los mandos de la Wii o la manta para taparte por la noche.

DORMITORIOS. O cómo evitar que los narnianos te roben la ropa.

El dormitorio es el paraíso de las cestas. Son tantos los usos que puedes darles que corres el riesgo de convertirla en una versión actualizada de La casa de la pradera.

Tanto si eres una amante del orden como si no eres capaz de encontrar una camiseta en tu propio armario, las cestas están hechas para tí.

 

 

 

 

 

 

 

 

Puedes guardar la ropa de invierno (o de verano) para colocarla en las estanterías más altas; guardar los bolsos para que no desaparezcan en el agujero negro que hay al fondo de tu armario, guardar los zapatos, pañuelos

Cualquier cosa que se te ocurra para que tu ropa no viaje a Narnia sin que te des cuenta.

Fuera del armario, son muy útiles para guardar los juguetes de los niños o de tu mascota. Despejarás la habitación y ellos podrán sacarlos cuando les apetezca jugar.

En versión mini, puedes usarlas como joyero o “cajas de recuerdos”. Guarda postales, notas, entradas de cine y todas esas cosas que tienes encima de la mesa porque te traen buenos recuerdos. Cuando te apetezca, podrás abrirla y recordar todos esos momentos.

BAÑO. O cómo organizar con cestas en versión mini.

No nos olvidamos del baño. Aquí, además de usarla como cesto para la ropa sucia, te pueden ser muy útiles para organizar el interior de los armarios. En diferentes tamaños, puedes guardar los pintauñas, las medicinas, los cepillos para el pelo o todo tu kit de maquillaje.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Escoge varias en diferentes tamaños y colores y crea combinaciones de lo más divertidas!

Aprovecha el espacio, pásate al equipo de las cestas

Ahora ya sabes cómo reducir la duración de tus jornadas de limpieza, evitar tropiezos con los juguetes de tu mascota y tener tu ropa bien localizada en el armario. Pero éstas son solo algunas ideas de todo lo que las cestas pueden hacer por tí.

 Y tú ¿cómo usarías las cestas?

 

Compartir este artículo

Enviar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *